¿SE IMAGINA UN COMERCIO DONDE COMPRE UN PRODUCTO Y EN SU INTERIOR ENCUENTRE UNA PUBLICIDAD QUE LE INVITE A NO VOLVER A COMPRARLO EN ESE COMERCIO? PARECE SURREALISTA, ¿VERDAD? PUES EXISTE, SOMOS LOS KIOSCOS DE PRENSA.

LAS OFERTAS DE SUSCRIPCIÓN QUE OFRECEN LOS EDITORES EN LAS PUBLICACIONES QUE VENDEMOS EN LOS KIOSCOS Y QUE OFERTAN LA VENTA DIRECTA SALTÁNDOSE AL PUNTO DE VENTA, ATENTAN CONTRA LA DIGNIDAD DE LOS KIOSQUEROS Y EL SENTIDO COMÚN.
EN NINGUNA OTRA TIPOLOGÍA DE COMERCIO SUCEDE NADA PARECIDO.

UN COMERCIANTE NUNCA PUEDE COLABORAR EN UNA PRÁCTICA QUE ALEJE A LOS CLIENTES DE SU COMERCIO.

ESTA INCREÍBLE PRÁCTICA LA LLEVAMOS PADECIENDO DESDE HACE MUCHOS AÑOS, TANTOS QUE HA CONSEGUIDO QUE LA SOCIEDAD VEA COMO ALGO NORMAL ALGO COMPLETAMENTE INIMAGINABLE EN NINGUNA OTRA TIPOLOGÍA DE COMERCIO.

ES EVIDENTE (HOY MÁS QUE NUNCA) QUE EL CLIENTE PUEDE COMPRAR EL PRODUCTO DONDE MÁS LE CONVENGA, Y TAMBIÉN ES EVIDENTE QUE ESTAMOS A FAVOR DE LAS SUSCRIPCIONES QUE HAGAN AL KIOSCO COPARTÍCIPE, PERO LO QUE ESTÁ CLARO ES QUE UN COMERCIANTE NUNCA PUEDE SER EL COLABORADOR NECESARIO QUE HAGA LLEGAR UNA PUBLICIDAD QUE ALEJE A SUS CLIENTES DE SU NEGOCIO.

ESTA PRÁCTICA ATENTA CONTRA LA DIGNIDAD DE LOS KIOSQUEROS, EL SENTIDO COMÚN Y LA VIABILIDAD DE NUESTROS NEGOCIOS.

¡BASTA YA!