Cada ejemplar de periódico que los lectores puede adquirir en formato papel es posible gracias al trabajo de muchos profesionales diferentes al del periodista. Entre estos está el quiosquero, un profesional que facilita que un servicio básico como es el de la información en formato papel llegue a la sociedad en tiempos de pandemia.

«Confío en que cuando superemos esto la gente valore más los negocios de cercanía y de barrio»

José Gil, presidente de los quiosqueros de Elda, regenta uno en la calle Navarra del municipio. «Nuestro día a día ha cambiado muchísimo porque la venta ha caído. No hay gente en la calle y el tradicional reparto que hacemos a bares y cafeterías es inexistente», afirma. Además de la prensa, su quiosco también es papelería, algo que no le ha evitado tener que hacer un expediente de fijo discontinuo para el trabajador que tiene. «Ahora mismo los quioscos estamos subsistiendo, estamos pasándolo mal y, en mi caso, llego para gastos. A final de mes no sé si los podré cubrir», explica José Gil, quien considera que lo importante ahora es superar la situación actual.

Sobre la posibilidad de recibir ayudas, este quiosquero lamenta que los de su colectivo «tenemos muy difícil justificar la caída de los ingresos y no podemos recibir ningún tipo de ayuda o subvención».A pesar de ello, continúa a pie de calle trabajando todos los días. «Es importante que la gente sepa que estamos activos y confío en que cuando superemos esto la gente valore más los negocios de cercanía y de barrio».

Fuente: diarioinformación.com